¿Conoces Madeira?

Madeira

Se puede decir que la Isla de Madeira la conocimos casi de casualidad en 2006, cuando fuimos invitados por el Gobierno Local a conocer este maravilloso islote atlántico. Como amantes de la naturaleza, conocíamos su riqueza paisajística y su merecida fama como perfecto escenario para todo tipo de rutas de senderismo. Pero lo que vimos allí definitivamente nos sorprendió e hizo que nos decantáramos por esta isla para organizar nuestras actividades con grupos de empresa.

Sus enormes contrastes naturales es lo primero que nos llamó la atención. El complicado relieve de Madeira la hace única, estando repleta de escarpadas montañas y valles profundos. El Pico Ruivo, de 1862mts marca el punto más alto de la isla, casi siempre coronado por nubes. Su posición geográfica y su topografía montañosa favorece el predominio de temperaturas suaves y agradables. Se sitúa en un clima oceánico subtropical. Está influido por la Corriente del Golfo, así la temperatura del agua del mar oscila entre 26 °C en verano y 17 °C en invierno.

En las profundas aguas que rodean la isla no es raro avistar delfines, cachalotes, ballenas o focas monje. Una de las travesías que más nos gusta es la que nos lleva hasta Faja dos Padres, maravilloso rincón al pie de un enorme acantilado, que tiene un restaurante de cocina exquisita. Dicha travesía la hemos hecho con embarcaciones tradicionales, yates e incluso ¡con un barco pirata!

Barco Pirata

El interior de la isla es el paraíso del amante de la naturaleza, con mil y un senderos de dificultades variables y cientos de recorridos únicos, atravesando rincones que son Patrimonio de la Humanidad, como sus Bosques de Laurisilva, que antaño cubrían la isla entera. Las llamadas “Levadas” de Madeira son canales artificiales de agua que comenzaron a construirse allá por el s.XV y que conducen el agua de lluvia desde las tierras altas del norte hacia los campos de cultivo del centro y sur de la isla. Recorrer alguno de ellos es absolutamente recomendable.

Levadas de Madeira

Por si todo esto fuera poco, su capital, Funchal, cuna del futbolista Cristiano Ronaldo, es un maravilloso rincón que rezuma historia en cada una de sus pintorescas callejuelas. Buena restauración y preparada para acoger grupos de empresa del tamaño que sean, son el escenario perfecto para Gymkhanas Urbanas temáticas como las que hemos hecho tantas veces.

La isla cuenta con todo tipo de alojamientos. Desde los lujosos Resorts de la capital hasta el concepto “quinta” tan afincado en nuestro querido país vecino. Debemos destacar uno que por su sabor e historia tiene un más que merecido lugar en el “Hall of Fame” de los Hoteles singulares del Mundo. Se trata del Reid’s Palace. No lo aconsejamos para grupos numerosos, pero indudablemente sí para pequeños grupos con un presupuesto alto. Su historia (no en vano se han alojado allí desde Winston Churchill hasta el Rey Eduardo VIII de Inglaterra, pasando por todas las estrellas del glamouroso Hollywood) se respira en cada pasillo y el excelente trato y servicio de un verdadero Hotel de 5* lo sitúa entre nuestros preferidos.

…Madeira, isla de fuego y contrastes… Winston Churchill

 

Podríamos seguir hablando largo y tendido de nuestra querida Madeira, pero ya va siendo hora de resumir y de aconsejar qué cosas no debemos olvidar cuando llevemos allí a realizar actividades de multiaventura o teambuilding a nuestros grupos de empresa:

  • Ropa adecuada – Prepárate para todo (desde la lluvia, el frío hasta el calor de Funchal). Buenas botas de trekking imprescindibles.
  • Transportes y Desplazamientos – La orografía de la isla provoca que debamos ser muy cuidadosos en el uso y abuso de las carreteras (muchas de ellas de montaña). Haz una planificación detallada previa de los días, actividades y logística del grupo.
  • Haz disfrutar de sus contrastes – Puedes ser más aficionado a la montaña que al mar, pero no puedes olvidar que es una isla de contrastes en donde todo está a mano. Deja que disfruten del mar, del exotismo de Funchal, de las montañas y valles… siempre procurando que el agotamiento no nuble el disfrute, claro…
  • Huye de los tópicos – Ir a Madeira y hacer lo que todos hacen está bien, pero no enriquece… Intenta que el viaje sea una experiencia única, aportando valor añadido en cada pequeña actividad y propuesta que hagas.
  • Sonríe – Siempre, tómatelo como una costumbre… Harás más felices a los demás y siendo egoista, vendrá muy bien a tu salud!!